COMO SOLTAR EL EMBRAGUE CORRECTAMENTE

El embrague del coche es una pieza clave en su funcionamiento, y su reparación conlleva un coste elevado. Por lo que en los coches con caja de cambios manual, un buen uso del pedal de embrague es fundamental para alargar su tiempo de vida.

Pasos para Desembragar

La mejor manera de soltar el embrague es un movimiento conjunto de ambos pedales al emprender la marcha: vamos soltando el pedal de embrague hasta el “punto de fricción” en el que notamos cómo la fuerza del motor se transfiere a las ruedas motrices a la vez que aceleramos lo suficiente como para evitar calar.

Un punto importantes no acelerar demasiado, ya que si no aumentará la fricción al soltar el pedal de embrague. Tampoco debemos quedarnos cortos al acelerar, si no el motor sufrirá esfuerzos para arrancar con el ralentí, provocando vibraciones nocivas para la vida del motor.

Como pisar el embrague al frenar

Cuando pisamos el embrague al frenar estamos desacoplando el motor de la transmisión y por tanto no aprovechamos esa fuerza del freno motor a nuestro favor para detener el coche. Por lo que la forma correcta, es aprovechando al máximo los efectos del freno motor. También se debe pisar el embrague al frenar justo antes de que el motor se cale.

Arrancar en cuesta sin forzar el embrague

Esta maniobra es un poco complicada, por lo que muchas personas pueden preguntarse, cual es la forma correcta de pisar el embrague en una cuesta.

Cuando es coche está parado en la cuesta con el freno echado, y nos disponemos a arrancar en primera, tendremos que realizar un juego de pedales que requiere de mucha precisión.

Lo más común es ir soltando el embrague hasta que llegamos al punto de fricción, momento en que soltaríamos rápidamente el pedal de freno para accionar el acelerador. Pero si nos encontramos ante una pendiente muy pronunciada, podríamos correr el riesgo de que el coche se hacia atrás, y si no coordinamos bien los movimientos podríamos calar el motor con facilidad, o bien forzar el embrague de manera innecesaria.

Una forma más correcta de arrancar en cuesta sin forzar el embrague, es utilizar el freno de mano. Iniciamos la marcha con el freno de mano puesto, y realizamos el juego de embrague y acelerador habitual con mucha suavidad. En el momento que el coche empieza a tirar, soltamos el freno de mano. Realizando bien esta maniobra lograremos arrancar sin forzar el coche. Solo hace falta un poco de práctica para que la efectuemos sin problemas, y es una forma muy efectiva de arrancar en las cuestas sin dañar el embrague.

Actualmente disponemos de soluciones como el sistema de ayuda al arranque en pendiente (HSA), el cual mantiene el coche frenado unos instantes, para tener tiempo a realizar el “juego de pedales” como si nos encontrásemos en llano.

Deja un comentario